Teatro de marionetas y gigantes

Coplas de improvisación

Coplas de improvisación

Las coplas de improvisación son cuartetas de ocho sílabas que rimando los versos pares a ritmo de jota, el intérprete va cantando lo que ve o adaptando las coplas de su repertorio a lo que sucede en el presente. Hoy, se conservan en Euskadi y Cantabria principalmente, aunque se han practicado en toda España ( y en todas las culturas) con distintas formas y medidas. Por ejemplo:

  •  Este hombre que aquí veo/ me parece muy amable/ pero mira su cabeza/ está toá descapotable.  
  •  Mira este amigo mío/ cómo te has peinado eso / has agarrado un cable/ se te ha puesto todo tieso.

El instrumento en este caso es un tambor de cuerdas o “chicotén” y una flauta de tres agujeros o “chirula” .

Estas y otras coplas (con picardía y finura) se van desgranando durante la interpretación creando un silencio espectante de atención entre copla y copla que provoca un humor explosivo, como se ha hecho siempre desde la más pura tradición.